La arquitectura del poder

El título de este post coincide con el nombre de un libro de Deyan Portada del libroSdjic que analiza las grandes obras de arquitectura, y las no tan grandes, viendo el poder político y social de las mismas. El subítulo del libro “cómo los ricos y poderosos dan forma a nuestro mundo” ya da una pista sobre lo que nos vamos a encontrar. Como curiosidad comentar que el título original es The Edifice Complex, cuya traducción literal podría ser Lo complejo del edificio.

Para mí es una gran lectura donde muestran, desde el capítulo 1 “¿Por qué construimos?, cómo la arquitectura deja de ser lo que en su origen fue. Habla del endiosamiento de ciertos arquitectos, pone en duda la utilidad de algunos edificios, comenta el olvido de los museos por los contenidos por haber estado ofuscados con el continente, cita nombres y entra en partidas donde la frase final siempre ha sido “el mío es mejor”.

Norman Foster, sabiendo lo que hay entre edificio y edificio, dijo sobre este libro “Irresistible como una novela.. Por momentos es como si la reflexión académica y la columna de cotilleos se fusionaran. Sudjic nos lleva continuamente detrás de las bambalinas.

Otras reseñas

Este libro es una indagación valiente y demoledora de la obsesión arquitectónica de presidentes, primeros ministros, alcaldes, dictadores, magnates y otros personajes poderosos y en el endiosamiento de los arquitectos que se han puesto a su servicio. El resultado es una mirada ácida, rebosante de anécdotas entre bambalinas, sobre la arquitectura convertida en representación del poder y arma propagandística, y una reflexión crítica y polémica sobre las relaciones -interesadas, turbias, tensas- entre los arquitectos y los poderosos a lo largo del convulso siglo XX, y sobre los excesos de la arquitectura moderna, representada por popes como Le Corbusier, Albert Speer, Philip Jonson, Norman Foster, Frank Gehry, Yung Ho Chang, Arata Isozaki, Reem Koolhaas, Daniel Libeskind..

De Hitler y sus delirios de grandeza arquitectónicos materializados por Albert Speer a Tony Blair y su Cúpula del Milenio, tan grandilocuente como de dudosa utilidad; de Saddam Hussein y sus fatuos palacios a Mitterrand y su obsesión por pasar a la posteridad con faraónicos edificios públicos, pasando por Stalin, Mussolini, el magnate Rockefeller, los museos más preocupados por el continente que por el contenido, los parques temáticos con ínfulas de modernidad arquitectónica o las grandes marcas de moda que convierten sus selectas y ostentosas tiendas en escaparates de su prestigio.. En todos los casos, el poder – político, económico, social o cultural- busca ser representado por la arquitectura de forma grandilocuente, innovadora, perdurable,..

Anuncios
La arquitectura del poder

¿Y tú qué opinas? :-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s